lunes, 28 de abril de 2014

La vida no es corta
    
    En trazos generales  la vida no es corta, la acortamos en el modo de vivir. El visionario Jean Jacques Rousseau del siglo XVIII  en su  libro: Emilio o la educación, da cuenta al respecto expresándolo más o menos de la siguiente forma: “El primer tercio de la vida se nos pasa antes de alcanzar a comprender algo de lo que esto se trata, el último tercio es cuando ya algo sabemos y queremos pero.... sencillamente no podemos, y el tercio intermedio entre ambas etapas nos debatimos entre dilemas y preocupaciones que nos sacan de la clave de situarnos  en el aquí y ahora”.  Vale aclarar, en la época Rousseau no se hablaba de la tan sonada globalización a la que culpamos de todo lo malo que hoy sucede. 
  En  los apremios que nos devoran el día perdemos el horizonte, estar dispuestos al goce en tiempo presente  gracias al encuentro, el afecto, el estudio, el trabajo, la música, la poesía y la contemplación,  sigue como entonces siendo el desafío.

  Si algo de esto logramos comprender a tiempo, podremos juntos pensar -y más que pensar sentir- que en  trazos generales la vida no es corta, somos nosotros los humanos quienes la acortamos caprichosamente.  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario