lunes, 28 de abril de 2014

La puta que vale pena

Aun sabiendo de antemano que a los mortales no nos sobran momentos de plenitud, aunque suene naif, new age, autoayuda, cursi o cholulo: “Vivir vale la pena”
No es necesario ser astrónomo para contemplar el cielo,
Ni paracaidista  para observar el paisaje, 
Ni un  adonis  para el gozo del amor,
Ni  tan  bella para sentirse halagada,
Ni acaudalado  para aprender a mimarse,
Ni un nómade para  domar la rutina,
Ni piloto para rodar  el camino,
Ni experto para gozar del encuentro,

Ojo los de cuna de oro, pues marearse en abundancia suele ser tan embromado como al que tocó escasez, sin más que pedir disculpas por lo que me tocó en destino, el lugar de privilegio aquí desde donde escribo y aunque la alegría sea breve y el reparto más que injusto, como dijo un buen actor en una película  no tan buena:  ¡La puta que vale la pena estar vivo carajo!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario