domingo, 27 de abril de 2014

Aristas del libro
  
     Cobijador del insomnio, del dolor y el desespero, arrullo de las derrotas, madre de los fracasos, hermano de amores huidos, compañero de certezas y estímulo de los que  dudan, despertador de conciencias, celador de quienes sueñan, pues si no sueñan se mueren, quien  a este mundo se adentre ya jamás ha de estar solo.
   Para el sano y  el enfermo, para los libres y presos, para el joven y los viejos, a nadie ha discriminado, es en el mundo del libro donde ha de habitar el hombre. Y claro que los libros muerden y si la marca  data  de la  infancia nunca más ha de borrarse.
   Libro corteza de árbol como piel que nos protege. Gutenberg, su auxiliar, lo difundió en su formato. Internet, Google y  facebook donde es todo toco y salgo ¿será que le queda poco a esto de profundizar en papel desenchufado?
   No solo es analfabeto quien desconoce las letras, tufo a nueva ignorancia de quienes al incomunicar desinforman sembrando abortados en vida, pues donde no llega el libro no llega la libertad.
   Gloria a los escritores, promesas editoriales, intermediarios libreros, y quienes dan sentido al ciclo al meterse entre sus hojas… imprescindibles lectores.

Libro multiplicador de vida; da todo sin pedir nada…. ¡¡¡Ahhhhhhh!!! Borges lo dijo clarito, el libro… esa felicidad tan accesible.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario